¿Estás enamorada? ¿Sabes quién es el Amor más importante de tu vida?

 

Hola, ¿cómo estás?

Hoy, 14 de febrero, día de San Valentín, como sabes, se celebra en el mundo el día del Amor romántico.

Tú, que ya me conoces, sabes que, en mi opinión, es algo que deberíamos de celebrar todos los días.

Pero, como «hoy es el día» para hablar de ello, supongo que, si escribo hoy sobre este tema, me leerán más personas.

Al fin y al cabo, los que tenemos un blog, escribimos para eso: para que nos lean, ¿no? 🙂

 

Pero, como hoy tengo poco tiempo para estar contigo, déjame ir directa al grano…

 

¿Qué es el Amor?

 

En mi opinión, hay una gran confusión sobre el Amor, y se le llama Amor a cosas que, en realidad, no lo son.

A ello supongo que han contribuído mucho todos los mensajes contradictorios que recibimos continuamente sobre este tema.

Solo hay que ver lo que nos dicen el cine, la música o la literatura sobre el Amor, para hacernos un verdadero lío mental y emocional.

La sociedad en la que vivimos, tampoco contribuye demasiado a aclararnos las ideas (y las emociones).

Mensajes como: «Sin ti no puedo vivir», «Te necesito para ser feliz», «Eres la razón de mi vida»,  «Si te vas me muero», etc., etc., resultan muy dañinos para nuestro bienestar.

Y no, sin ninguna duda, ESO NO ES AMOR. Es necesidad, dependencia, apego, pero no verdadero Amor.

Tampoco es Amor sentir celos, o querer que el otro sea como queremos que sea, o esperar que alguien cambie por nosotras.

Ni tampoco existe una única y especial persona ideal y perfecta, a nuestra medida exacta, que colmará todos nuestros deseos más íntimos y románticos.

Creer que existe nuestra «media naranja» o nuestro «príncipe azul», alguien perfecto que hará realidad todos nuestros sueños románticos, es terrible para nuestra felicidad. Porque, cuando esa persona especial no llega, nos sume en una profunda decepción y nos hace sentir fracasadas y poco valiosas. Y terminamos creyendo que la culpa de que no ocurra es nuestra.

Y, es cierto que es nuestra (y prefiero hablar de responsabilidad, y no de culpa), pero, por los motivos equivocados: por esperar que algo así va a ocurrir, y por tener una idea errónea de lo que es el Amor.

Bajo mi punto de vista, sería más sano partir de las siguientes premisas:

  1. La pareja perfecta no existe. Todos somos humanos y todos tenemos cosas positivas y otras que no lo son tanto.
  2. Nadie va a darnos el Amor que nos falta. Nadie va a traernos la Felicidad. Esperar eso es irreal y muy doloroso.
  3. El Amor no es algo que dependa de una única persona. Creer que solo una única persona en el mundo puede estar a la altura de nuestras irreales expectativas es terrible. Y, además, es imposible: es como querer encontrar una aguja en un pajar. ¡Y puede que, si la encuentras, acabes pinchándote!

 

Respondiendo a mi pregunta..

«Para mí, el Amor es aceptación incondicional: Querer y aceptar al otro tal y como es, con sus luces y sus sombras, con sus altos y sus bajos, con su parte buena y la no tan buena»

 

Y, sobre todo, es entender que mi Felicidad, mi Bienestar y mi Paz no dependen de otro, sino que, únicamente dependen de mí.

 

¿Quién es el Amor más importante de tu vida?

 

A estas alturas, ya deberías saber a quién me refiero…

«El Amor más importante de tu vida eres TÚ»

 

Si TÚ misma no te quieres, nadie más lo hará.

Si TÚ no te respetas, no esperes tampoco que los demás lo hagan.

Si TÚ no sabes ser Feliz por ti misma, nadie de fuera va a venir a darte eso.

 

El Amor verdadero funciona de dentro a afuera y no al revés.

 

Empieza por ti. Empieza a quererte tú, a cuidarte tú, a aceptarte tú, a pensar en ti primero, en lo que quieres, en lo que deseas, en lo que necesitas… y todo lo demás ya llegará, cuando tenga que llegar.

Y no, eso no es egoísmo: es tener Amor propio, es tener una sana autoestima.

Porque cuando tú te sientes bien en tu piel, cuando estás bien contigo, cuando te enamoras de lo maravillosa, única y especial que tú eres, cuando estás llena de Amor… entonces, y solo entonces, lo irradias y lo transmites al mundo, y es en ese momento cuando lo atraes a tu vida.

Es entonces cuando estás lista para Amar a otra persona: Cuando te Amas a ti misma y no necesitas a otro que te Ame.

Entonces, mágicamente, el Amor llega a tu vida.

Y es un Amor sin ataduras, sin exigencias, sin obligaciones, sin dependencias. Es un Amor de verdad.

Y, ahora, parece que te escucho…

«Sí vale, Ana. Todo lo que me cuentas es muy bonito y suena muy bien. Pero, ¿cómo se hace? ¿Cómo se consigue sentirme así? ¿No necesitar a nadie y quererme y aceptarme incondicionalmente? ¿Por dónde empiezo? ¡Yo no tengo ni idea!»

Pues, déjame decirte algo…

Si este es tu caso, si te sientes así, si quieres conseguir quererte a ti misma y sentirte bien contigo, tengo una noticia muy especial. Y es que, muy pronto, compartiré contigo algo en lo que estoy trabajando que sé que te va a ayudar mucho.

Sé cómo te sientes y sé lo mal que se pasa y lo mucho que se sufre. Cuando no te quieres y no te aceptas a ti misma, nada a tu alrededor funciona. Y, por supuesto, tampoco el Amor funciona. Lo sé.

Pero, la buena noticia es que eso puede cambiar. Y yo muy pronto te enseñaré cómo… Aún no puedo contarte más, pero, permanece atenta, que ya queda menos… 😉

 

Y, mientras tanto, para que tengas más información sobre el Amor, te comparto un artículo que tuve la suerte de publicar hace un año en el blog de la gran coach especializada en relaciones de pareja Anabel Encinas.

Puedes leerlo AQUÍ

 ¡Espero que te guste!

 

Y ahora, ¿quieres contarme qué es el Amor para ti y cómo lo estás viviendo en este día del Amor? Las historias de Amor me encantan, así que, por favor, ¡cuéntame la tuya! Estaré encantada de que compartas tu opinión y tus experiencias con todos en los comentarios 🙂

Y, por supuesto, si te ha gustado el artículo, ya sabes: ¡compártelo, por favor! Así ayudamos a más personas que sufren de mal de Amores 😉

 

Te agradezco muchísimo que estés aquí, leyéndome. Es algo muy importante para mí que me hace sentir muy feliz. Y sí, ¡eso también es Amor! ¡Gracias! 🙂

¡Hasta muy pronto!

Un fuerte abrazo