A ver si lo adivino… Si te sucede como a la mayoría, seguramente, acabas de terminar tus tan ansiadas y necesitadas vacaciones. Se han pasado en un suspiro, ¿verdad?

Y, ahora, te enfrentas de nuevo a la rutina de tu día a día. Los chicos inician al cole y a ti te toca volver al trabajo y a todo lo que conlleva.

Además, te toca volver a lo de siempre: el encaje de bolillos que supone para ti llevar adelante con éxito casa, niños, pareja, familia, trabajo, etc., etc., etc…

Y eso cuesta. ¡Lo sé, porque yo también estoy ahí! Por ese motivo, está tan de moda el llamado estrés post-vacacional que no es otra cosa que el estrés que te genera el darte cuenta de que debes enfrentarte de nuevo a todo el estrés que supone todo eso. Es decir, doble estrés.

Ufff, solo de pensar en todo lo que se nos viene encima, ya da agobio, ¿verdad?

Pero, ¿sabes qué? Que quiero ayudarte.

Pensando en el dolor que supone todo eso y en lo mal que se pasa, he contactado con 26 expertos en crecimiento personal y emprendimiento y les he pedido que me cuenten, en exclusiva para ti, cómo hacen ellos para manejar su estrés en épocas de mucho trabajo.  Y, además, también te cuento mis propias estrategias, claro.

Todos ellos son grandes profesionales y auténticos cracks en sus respectivos campos. Y, por ese motivo, se enfrentan cada día a mil retos, decisiones y tareas importantes con las que tienen que lidiar para sacar adelante sus proyectos profesionales con éxito. Es decir, que saben bien lo que es el estrés y lo importante que es aprender a manejarlo. Y, han tenido la gran generosidad de contármelo todo y no guardarse nada. Te aseguro que todo lo me han enviado es valiosísimo y no tiene desperdicio.

Ahora que todavía no te has metido de lleno en la vorágine de tu rutina diaria, sé que sus estrategias te van a venir de perlas para prepararte, antes de que el estrés te ataque de nuevo de lleno. Por ello, te invito a leerlas todas con detenimiento y a que pruebes lo que mejor te pueda funcionar a ti. Sé que te van a encantar, porque son fabulosas.

Y, como son muchos y han querido compartir tanto, he decidido enviarte sus estrategias infalibles en dos tandas de 13. Y, como hoy también es día 13, y, encima martes, ¡¡seguro que conseguimos conjurar a la mala suerte por partida triple!! 😀

Así, no se te hará demasiado largo leerlo todo y podrás ir poniendo en práctica cada idea poco a poco, e ir probando a tu ritmo 🙂

Te recomiendo que guardes este artículo (y el siguiente) en tus favoritos, para que puedas consultarlo cada vez que te haga falta.

Y recuerda que muy pronto estaré contigo de nuevo con 13 nuevas estrategias de 13 cracks más.

Ah, ¡y no te olvides de compartirlo con quien creas que lo necesite! Así, de paso, ayudamos a más personas que lo necesitan. 

Pero, no te hago esperar más y te dejo ya con ellos. ¡Ponte cómoda, que vas a disfrutar! 😉

¿Empezamos? ¡Aquí tienes a los primeros 13! 🙂

 

EVA BARGUES: begreenchica.com

 

Desde el punto de vista de la alimentación, el estrés corporal puede aumentar o disminuir dependiendo de lo que comas y bebas. Una alimentación limpia y alcalina, basada principalmente en verduras y frutas, hace que tu cuerpo se relaje de forma inmediata. Así que en épocas de mucho estrés es conveniente comer muy bien para mantenerte sereno. Además estos alimentos potencian la claridad mental con lo que se es mucho más productivo. Eliminar excitantes (que aumentaran automáticamente la sensación de estrés), grasas saturadas, azúcares y cereales refinados, bollerías… y comer alimentos completos, frescos y naturales hace que tu energía se mantenga más estable y dure más.

Y si un día necesito tener la mente muy clara para producir más del 100%  entonces hago un ayuno de licuados verdes. Así rindes a toda máquina ya que tu cuerpo no necesita hacer la digestión que es el proceso que más energía consume diariamente (y la solemos hacer al menos 4 o 5 veces al día), o incluso un ayuno intermitente con agua, que también, de forma muy puntual, te mantiene alerta y muy productivo.

Además de la alimentación, utilizo otras herramientas como la meditación, la respiración consciente, las listas de tareas, la priorización, la planificación y elimino lo que me dispersa y distrae (móvil, redes sociales, radio, televisión…). Y no hay nada como tomar contacto con la naturaleza o hacer algo de ejercicio para recargarse de nuevo.

Me ayuda mucho dormir 7 horas y madrugar. Las horas mágicas en las que estoy yo sola despierta y los demás duermen me dan mucha libertad para mis rutinas diarias y prepararme la comida que necesito.

«Una alimentación limpia y alcalina, basada principalmente en verduras y frutas, hace que tu cuerpo se relaje de forma inmediata»evaMEJOR ARTÍCULO DE EVA RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «¿Tienes hambre emocional?»

*****************************************************************************************************************************************

ÁLVARO LÓPEZ: autorrealizarte.com

 

Cuando tengo muchísimo trabajo trato de conservar ciertas rutinas que para mí son esenciales:

Por un lado lo primero que hago por la mañana es 20 minutos de mindfulness, seguido de algo de deporte y tomar un buen desayuno. Esto me permite tener la energía suficiente para comenzar el día. Antes me ponía directamente a trabajar y mi productividad era mucho menor.

Después dedico al menos 15 minutos a organizar el día según la programación que me he preparado de la semana, intentando no caer en las urgencias y centrándome en aquello que es verdaderamente importante para mi proyecto en primer lugar.

Organizarse es fundamental para saber qué hacer en cada momento y no caer en la dispersión que provoca aún más estrés, para ello utilizo herramientas como Asana o FacileThings. Trello es otra opción gratuita que puedes usar en cualquier dispositivo.

 

«Organizarse es fundamental para saber qué hacer en cada momento y no caer en la dispersión que provoca aún más estrés»alvaro

MEJOR ARTÍCULO DE ÁLVARO RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Mindfulness: el primer paso para transformar tu vida»

*******************************************************************************************************************************************

JESÚS MATOS: enequilibriomental.net

 

En los últimos tiempos he estado trabajando como una auténtica mula. Desde mediados de mayo me dedico de pleno a mi blog y tonto de mi creía que estaría más liberado que antes. Pues resulta que no, que cuando uno se dedica a lo que le gusta se mete en muchos berenjenales y el resultado es que está hasta arriba de trabajo.

Sarna con gusto no pica, pero la verdad es que sacar adelante un proyecto tu solo no es nada fácil y a veces las jornadas de trabajo se hacen duras y tarde o temprano el estrés hace su aparición.

A nivel cognitivo la mejor forma que hay de gestionar el estrés es evaluar las demandas del medio (en este caso del trabajo) como un reto en lugar de hacerlo como si fuesen una amenaza. De esta manera nuestro cuerpo se prepara para actuar y genera eustrés. Básicamente es la sensación de mariposas en el estómago que lejos de ser una emoción que provoque malestar lo que provoca es que tengas ganas de levantarte de la cama para empezar tu jornada.

A nivel fisiológico lo que utilizo principalmente es el ejercicio físico. Intento hacer deporte por lo menos 4 veces a la semana. Esta actividad ayuda a regular todos los procesos y nos hace dormir mejor, destensar los músculos, bajar la tensión arterial y, en general, eliminar todos los síntomas del estrés.

A nivel emocional intento utilizar el mindfulness como medio para regular emociones. Con esta técnica la vivencia de las emociones es mucho más suave. Consigo dar menos importancia a todo lo que ocurre y la toma de decisiones mejora considerablemente.

A nivel conductual intento hacer todas las actividades agradables que puedo. Programo a diario quedadas con amigos y familia. Si me encuentro estresado, hablar de mis emociones con ellos me ayuda a que sean menos intensas.

En general estos son los pequeños secretos que utilizo en mi día a día y la verdad es que no me va nada mal.

«Si evalúas el trabajo como un reto, en lugar de hacerlo como si fuese una amenaza, tu cuerpo genera eutrés: la sensación de mariposas en el estómago que lejos de ser una emoción que provoque malestar, lo que provoca es que tengas ganas de levantarte de la cama para empezar tu jornada»jesus

MEJOR ARTÍCULO DE JESÚS RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Sociedad enferma: somos como animales de circo»

****************************************************************************************************************************************

MARÍA ELENA CUADRADO: mariaelenacuadrado.com

 

Premisa:

El estado natural de la mente humana  es el de bienestar.

  • Proceso el mundo internamente a través de mi pensamiento: cada experiencia de vida que yo tengo, cada sentimiento estresante que yo vivo procede de los pensamientos que yo valide, de los pensamientos que yo dé por ciertos, NO del mundo exterior.
  • Mi «sentir» es un termómetro de lo que ocurre en mi mente: me dice a qué tipo de pensamientos me estoy enganchando.
  • En consecuencia, mis pensamientos acerca de los eventos, son los que me hacen sentir… estresada, alegre, enfadada…, no los eventos en sí (la carga de trabajo en este caso).
  • No necesito controlar mi pensamiento, simplemente necesito notarlo.
  • Y al notarlo, puedo vivir conscientemente situaciones retantes desde la calma.
  • Yo «fabrico» mi propio estrés, no es «algo que me suceda».
  • Desde dentro y hacia afuera yo decido qué va a ser estresante y qué no lo va a ser.

Conclusión:

El bienestar natural del ser humano (laboral en este caso),  no requiere de lucha o esfuerzo alguno.

El bienestar emerge por sí solo, notando los pensamientos y…  dejando ir los que sean estresantes.

Corolario:

¡No hay nada que gestionar! ¡resulta absolutamente liberador!

 

«Cada experiencia de vida que yo tengo, cada sentimiento estresante que yo vivo, procede de los pensamientos que yo valide, de los pensamientos que yo dé por ciertos, NO del mundo exterior»elena

MEJOR ARTÍCULO DE ELENA RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Estrés laboral y bienestar»

*****************************************************************************************************************************************

AGUSTÍN GRAU: agustingrau.com

 

Hago 3 cosas básicas:

Primero: Ordenar tareas y cometidos por prioridades. Voy haciendo por orden y no me salto nada.

Segundo: Cuando empiezo a preocuparme, me separo del lugar de trabajo y hago meditaciones de 5 minutos centradas en la respiración. Eso permite que mi cuerpo entre en estado de reposo y envíe esa respuesta al cerebro.

Tercero: Me repito y aplico el principio de que «no hay nada más importante que lo que estoy haciendo ahora». Si tengo urgencia por acabar la tarea que llevo entre manos para pasar a la siguiente, me aplico el principio y me recuerdo a mí mismo que lo más importante es lo que estoy haciendo ahora, no lo que tengo que hacer después.

Reconozco que no es fácil, pero si no me aplicara recetas como las anteriores, me bloquearía y el resultado de mi trabajo no sería el deseable, ya que el estrés anula la creatividad, la intuición y la inspiración.

 

«Si tengo urgencia por acabar la tarea que llevo entre manos para pasar a la siguiente, me aplico este principio: No hay nada más importante que lo que estoy haciendo ahora«
agustinMEJOR ARTÍCULO DE AGUSTÍN RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Aprender a fluir» 

********************************************************************************************************************************************

FRANCISCO JAVIER GUTIERREZ: franciscojaviergutierrez.com

 

Cada uno viene a este mundo con unas herramientas de serie para gestionar las situaciones estresantes.

Suele ocurrir que solo abrimos la caja de herramientas cuando escuchamos los truenos del jefe o de los clientes. Y cuando buscamos el destornillador para aflojar el tornillo de la tensión no lo encontramos porque tal vez no lo tenemos.

Yo en esos momentos me enfadaba conmigo mismo porque mi caja de herramientas era una ful de Estambul. Y de este modo añadía mis propios truenos a los truenos de mi jefe. La tormenta perfecta.

Por eso lo primero que hago ante situaciones agudas de mucho trabajo es aceptar que en mi caja de herramientas es la que tengo y no la que me gustaría tener, y de este modo no añado mi propia tormenta a la que ya tengo encima.

La palabra mágica para mí es aceptación, aceptación pura y dura de lo que está pasando en ese momento.

También me ayuda mucho trabajar la compasión hacia mi mismo y no machacarme porque no tengo a mano el destornillador de la tensión. Si eso se me hace cuesta arriba dejo de hacer y me voy al baño a estar un rato conmigo. Recuerdo una vez que en plena crisis me levanté de mi mesa y me fui a comerme una chocolatina. Es como si tratara de decirme: «No te preocupes Javier, si tu jefe no te tiene en cuenta, yo sí te tengo».

Días después uno decide buscar el destornillador que le faltaba y se compra un libro de meditación o mindfulness. Y quiero señalar el verbo “decide” porque la gestión del estrés es una decisión personal.

Yo medito a diario y os aseguro que lo de meditar funciona y funciona muy bien.

El otro día me di cuenta de que había perdido el iPhone. Tal vez lo había dejado sobre la mesa del restaurante en el que había estado y cuando me di cuenta estaba bastante lejos de allí. Entonces, como si viviera en un cuadro de Magritte, el nubarrón se formó sobre mi cabeza. Me llevé como un loco las manos a todos los bolsillos y, por supuesto, también a la cabeza. Hasta me puse a correr en dirección al restaurante, pero… me di cuenta de que esta vez si tenía encima el destornillador de la tensión. Entonces lo saqué de mi caja de herramientas y me puse a observar la situación con toda la distancia que era capaz.

Y aunque continuaba asustado, porque los pensamientos suelen ir siempre en la misma dirección, fui caminando conscientemente hasta el restaurante mientras me preguntaba si había hecho copia de seguridad de mis contactos por si acaso el teléfono no aparecía. Pero allí estaba.

La meditación me ayuda a poner más atención pero aún sigo con mis despistes de vez en cuando. No dejes que el estrés te despiste a ti también.

Gracias.

«La palabra mágica para mí es aceptación, aceptación pura y dura de lo que está pasando en ese momento»francisco-javier-1

MEJOR ARTÍCULO DE FRANCISCO JAVIER RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Ven a la revolución de la meditación» 

******************************************************************************************************************************************

ANA SASTRE: marketinglibelula.com

 

En mi caso, el estrés no depende tanto de la sensación de tener mucho trabajo, como de sentir «la falta de control» y… por supuesto la «falta de capacidad/tiempo».

Tengo una gran capacidad para trabajar, siempre y cuando tenga la sensación de que sé lo que estoy haciendo y por qué.

Así que lo primero que hago cuando veo que «estoy hasta arriba» es:

  • Listar toooooodas las cosas que tengo pendientes.
  • Preguntarme ¿Por qué hago lo que hago? ¿Tiene sentido en este momento para mí?
  • Eliminar todas las cosas pendientes posibles (sí, a veces te das cuenta de que hay cosas que tendrás que dejar para otro año, tendrás que echarte para atrás en proyectos, puedes cambiar reuniones por un mail explicativo… ¡y no pasa nada!)
  • Renegociar plazos de ciertas tareas (con clientes, conmigo misma, si me había puesto fechas muy apretadas,….)
  • Hacer un plan de delegación…¿cuántas cosas podría hacer otra persona por mí? Delegar es la mejor forma de multiplicar mi capacidad de actuación. Y pedir ayuda es cosa de valientes.
  • Hacer un planning lógico y realista: una tarea importante para cada día, y tiempo suficiente para descansar y recuperarme.

Pero además de eso, intento mantener la motivación y el buen humor. Es super importante para que pueda rendir:

  • Hago compra sana. Cuidarme me sube la autoestima, y si la comida que tengo en casa es de «picoteo sano» no me costara mucho.
  • Aunque no tenga mucho tiempo para hacer deporte, siempre intento hacer algo de ejercicio: salir a caminar, correr o a bailar (incluso en casa, delante del espejo, con un vídeo de youtube de mis canciones favoritas 🙂 ). 30 minutos al día los sacas seguro!!
  • Veo pelis de risa. Pues sí, reírme me sienta fenomenal, así se lleva mucho mejor el estrés.
  • Hablo con mis amigas. Desahogarme, compartir, preguntar. Un agradecimiento especial a mi hermanaRosa,  Clara y Lourdes por estar ahí siempre 🙂

Seamos sinceros. La supervivencia del mundo no depende de nosotros. Así que a sonreír, que la vida son dos días 😉

 

«A veces te das cuenta de que hay cosas que tendrás que dejar para otro año, tendrás que echarte para atrás en proyectos, puedes cambiar reuniones por un mail explicativo… ¡y no pasa nada!»
ana

MEJOR ARTÍCULO DE ANA RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Confesiones de una mujer empresaria» 

*******************************************************************************************************************************************

CRISTINA VIARTOLA: cristinaviartola.com

 

-Lo primero que hago es definir muy bien las prioridades y qué cosas importantes tengo que hacer cada día, no más de 3. Y dependiendo del caso, a veces solo una, si es algo muy urgente o que sé que me va a requerir tiempo y concentración.

-No pensar en lo que tengo que hacer en el día siguiente, sino centrarme en lo que tengo que terminar en el día de HOY. Cosa por cosa, tarea por tarea. Para ayudarme a centrarme cuando veo que pierdo el foco, me pego un post it en el escritorio con la frase: «¿Qué tengo que terminar hoy?».

-Hacer la compra, organizarme las comidas y dejar lo que pueda cocinado los fines de semana. El resto de la semana, que prepararla no me lleve más de media hora y que sea más bien ligera.

-Si estoy trabajando en casa, cada dos horas de trabajo hago un descanso de 10 minutos. En ese tiempo realizo estiramientos para no fastidiarme la columna o aprovecho para bajar a hacer algún recado rápido.

Posponer todas las citas que no sean muy importantes o relevantes.

Reservar un día del fin de semana de desconexión tecnológica, habitualmente los domingos. Ese día me permito dormir lo que me pida el cuerpo, cocino, quedo con gente y hago algo que me guste.

Dormir al menos 7 horas.

-Reservar 20 minutos al final del día para salir a caminar o hacer yoga.

-Cuando siento que pierdo la motivación, le echo un vistazo a un moodboard que tengo en Pinterest para recordar por qué hago todo esto 🙂

-Si veo que el estrés se me empieza a ir de las manos o me entra ansiedad:

  • Practico ejercicios de respiración consciente.
  • También me envío mensajes motivadores como «Cris, tú puedes hacerlo. Cosa por cosa, tarea por tarea», o «Cris, todo esto te va ayudar a conseguir tus objetivos».
  • Trato de ser paciente compasiva conmigo misma cuando me equivoco o me bloqueo. Para ello, imagino que tengo delante a esa parte de mí que se angustia ante el estrés. Entonces le hablo como si fuera una niña pequeña que está enfadada o asustada y le  transmito amor, comprensión y apoyo ante el reto que está afrontando. Al final visualizo cómo nos fundimos en un abrazo e inmediatamente me siento más calmada.

 

«Imagino que tengo delante a esa parte de mí que se angustia ante el estrés. Entonces le hablo como si fuera una niña pequeña enfadada o asustada y le transmito amor, comprensión y apoyo»cristina

MEJOR ARTÍCULO DE CRISTINA RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Cómo relajarte en verano te ayuda a prevenir la ansiedad en invierno (+ audio de relajación)»

********************************************************************************************************************************************

CARLOS ARBÓS: youcandoitproject.org

 

Aún siendo cierto que mi manera de entender la vida me lleva a procurar evitar ese tipo de situaciones, en ocasiones es inevitable que la carga de trabajo sea muy exigente.  Para prevenir los siempre nocivos efectos del estrés negativo tomo una serie de medidas que me suelen funcionar muy bien:

Organizarme las jornadas de trabajo de modo intensivo y sin interrupciones (móvil en silencio, mirar correo o redes sociales sólo 2 o 3 veces y en momentos determinados…)

Empezar el día con la tarea más valiosa e importante para rendir bien en ella y vivir el resto del día con la satisfacción de ya haber cumplido al menos un objetivo relevante.

Dejar tanto momentos del día como días de la semana para desconectar.  En esos momentos procuro practicar deporte o estar en contacto con la naturaleza, muchas veces incluso dejando el smartphone en casa para no estar pensando en notificaciones y tareas pendientes)

Alimentarme bien y dormir bien.  Parece obvio pero un mal descanso o una mala planificación al comer acaba inevitablemente en malestar tanto físico como emocional.

Aprender a parar en momentos de mucho agobio, buscando un lugar tranquilo y poniendo en práctica técnicas de respiración profunda y/o Mindfulness.  En pocos minutos se consiguen resultados impresionantes en cuanto al cambio de activación fisiológica y serenidad mental.

 

«Con las técnicas de respiración profunda y el mindfulness en pocos minutos se consiguen resultados impresionantes en cuanto al cambio de activación fisiológica y serenidad mental»
carlos

MEJOR ARTÍCULO DE CARLOS RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Aprender a parar: 12 maneras en que el mindfulness nos puede salvar de este mundo de locos»

********************************************************************************************************************************************

CATALINA DASH: catalinadash.com

 

Lo que primero que hago cuando me siento «sobrepasada» por alguna situación o trabajo, es buscar claridad a nivel mental y emocional. Un lugar en donde pueda descargarme, soltar lo atascado y re-conectarme a mi auténtico poder femenino. ¿Qué significa esto? que principalmente me otorgo un momento de no hacer, de silencio y naturaleza, porque sé que es ahí en donde obtendré la tranquilidad y foco de mis energías, para «traerme de vuelta» a mi cuerpo, a mis emociones, a mis intenciones detrás de todo el trabajo que realizo. Y así, consecuentemente, «cuando ya estoy aquí de vuelta conmigo» obtengo una mayor claridad de la situación, mayor claridad de cómo priorizar lo que quiero y de qué es necesario hacer para conseguirlo (pasos a seguir).

Naturaleza + silencio + papel y lápiz son claves para crear el equilibrio en mi trabajo.

Luego complemento con actividades simples que me hagan sentir como Diosa para despertar mi disfrute y sonrisa: rico baño de tina, practicar yoga, comer rico, compartir con amigos, etc.

 

«Me otorgo un momento de no hacer, de silencio y de naturaleza, porque sé que es ahí en donde obtendré la tranquilidad y foco de mis energías, para «traerme de vuelta» a mi cuerpo, a mis emociones, a mis intenciones detrás de todo el trabajo que realizo»
catalina

MEJOR ARTÍCULO DE CATALINA RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «3 ejercicios para calmar la ansiedad» 

*******************************************************************************************************************************************

MARÍA MIKHAILOVA: mariamikhailova.com

 

Mi forma de gestionar el estrés es bastante sencilla y de hecho,  hasta ahora no me había puesto a pensar cómo lo hacía, pero obviamente como todos, tengo recursos que empleo, muchas veces de forma inconsciente.

Cuando tengo épocas de estrés, de no parar, de tener varias sesiones a lo largo del día o preparar un lanzamiento, un curso online, etc., me vuelvo muchísimo más productiva que cuando estoy más relajada. En mi caso el estrés tiene su lado positivo.

Sin embargo, cuando me siento agobiada, sencillamente salgo a dar un paseo al campo que tengo cerca. Desconectar de todo, sin teléfono, sin internet, sin otra compañía que yo misma es mi recurso principal. Moviéndome siento que estoy alejándome de los problemas, respiro y me conecto al momento presente.

Otro de mis recursos es ver alguna serie de comedia, porque reír me relaja muchísimo y me pone de buen humor. O salir a tomar un café a un lugar diferente al del trabajo. Soy bastante sencilla en estos aspectos.

Siempre tengo algún recurso a mano para desconectar.

 

«Moviéndome siento que estoy alejándome de los problemas, respiro y me conecto al momento presente»
mariaMEJOR ARTÍCULO DE MARÍA RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Las trampas del perfeccionismo» 

******************************************************************************************************************************************

ROBERTO ÁLVAREZ: masvitalgranada.es

 

No tengo un plan específico que aplicar en estas situaciones, pero ante la pregunta me doy cuenta que muy recientemente aplico 3 criterios básicos:

  1. Parar, aunque parezca una contradicción. En dos vertientes: para meditar y para hacer listas. Hago una meditación de 20 ó 30 minutos por la mañana y meditaciones cortas de 3-5 minutos a modo de reseteo a lo largo del día, especialmente cuando siento la mordedura de la angustia. Al empezar a trabajar hago una  lista de las tareas a realizar de acuerdo a los criterios 2 y 3
  2. Ampliar el foco en tiempo y espacio del momento que estoy viviendo (qué significa esto en la visión general de mi proyecto y en relación con las personas de mi entorno)
  3. Sea lo que sea que haya que hacer, el más importante de todo soy yo, que estoy en el centro de mi vida, así que no puedo desvitalizarme (parece egoísmo pero no lo es, cuanto mejor estoy yo, mejor atendido esta mi negocio, mis clientes y las personas con que me relaciono).

 

«El más importante de todo soy yo, que estoy en el centro de mi vida, así que no puedo desvitalizarme»
robertoMEJOR PROPUESTA DE ROBERTO RELACIONADA CON EL ESTRÉS: «Taller de Mindfulness – Atención Plena en Granada»

********************************************************************************************************************************************

NEUS VIRGILI: explorandolamaternidad.com

 

En esos momentos en los que, da igual lo que hayas planificado, que te entra el agobio y te sientes al borde de un ataque de nervios, lo que mejor me funciona es vomitar todas mis preocupaciones en una lista de tareas.

Cojo una hoja en blanco y un bolígrafo y me pongo a apuntar absolutamente todo lo que me preocupa en ese momento y toooooodas las tareas que tengo que hacer.

El estrés hace que no procesemos bien toda la información, nuestro cerebro se llena de hormonas que no nos ayudan a pensar con claridad.

Por eso al vaciar nuestra mente en una hoja en blanco ampliamos nuestra perspectiva, dejamos de ver las cosas desde dentro y tenemos ante nosotras información más objetiva, pudiendo analizar la situación con más calma, consciencia y reflexión.

Además, al quitarnos de encima todo ese ruido mental, normalmente nos sentimos mejor de forma casi inmediata y nos damos eses espacio para ver que probablemente no todas las tareas son igual de importantes, que hay algunas que no es necesario hacer ahora mismo e incluso que hay algunas que podemos delegar en otras personas.

También es importante tomar consciencia en esos momentos del diálogo interno que estamos manteniendo.  En situaciones muy agobiantes, la comunicación que mantenemos con nosotras mismas no suele ser la más adecuada: No puedo, no llego, por qué se me ocurrió hacerlo…..

Por eso me parece fundamental tomar esta distancia entre lo que estamos pensando y lo que realmente sucede y vaciar nuestra mente para poder descargar toda esa tensión que se ha ido acumulando y que no nos ayuda a pensar con claridad.

Para mí es una forma excelente de superar el colapso mental y recuperar el control de la situación.

 

«Lo que mejor me funciona es vomitar todas mis preocupaciones en una lista de tareas. Cojo una hoja en blanco y un bolígrafo y me pongo a apuntar absolutamente todo lo que me preocupa y todas las tareas que tengo que hacer»
neus MEJOR ARTÍCULO DE NEUS RELACIONADO CON EL ESTRÉS: «Estoy colapsada, soy incapaz de organizarme» 

******************************************************************************************************************************************

 

Y ahora, claro, te dejo también unas cuantas propuestas mías:

 

Me sucedía muy a menudo que no era consciente del nivel de estrés que sufría, hasta que me pillaba a mí misma corriendo todo el tiempo, e intentando llevar adelante demasiadas cosas a la vez, para terminar agotada, sin energía y sin poder cumplir bien con ninguna de ellas.

Ahora, cuando noto que voy demasiado acelerada y que llevo muchas cosas entre manos, sé que ha llegado el momento de parar y de ocuparme primero de mí, antes que de ninguna otra cosa, porque ¿cómo voy a poder llenar el vaso de otros, si no me ocupo primero de llenar mi propia botella?

Cuando eso sucede, me van bien las siguientes estrategias:

  • Darme cuenta de que he estado más pendiente de cosas externas que de mí misma. Me he olvidado de mí y de mis necesidades, por lo que sé que necesito conectar conmigo otra vez. Para ello, practicar mindfulness y yoga es lo que más me ayuda. Y, si en esos momentos no puedo hacerlo, simplemente, respiro.
  • Madrugar mucho me ayuda a sentirme muy bien, porque, además de tener más energía, me da el control del tiempo para llevar adelante mis tareas con éxito. Sé que si madrugo, rindo y trabajo mejor, y también me queda después más tiempo para mí.
  • Dedicarme momentos a hacer cosas que me hacen feliz: leer, pasear por la naturaleza, compartir actividades con mis hijos y con mis amigos, tejer, coser… Intento encontrar un ratito cada día sólo para mí.
  • El ambiente en el que estoy es muy importante: en esos momentos, necesito apagar el ruido incesante que me rodea y aislarme. Desconectar todos los aparatos, poner una música muy relajante y tranquila y encender un poco de incienso, me calman de inmediato.
  • Intento centrarme solo en el momento presente y no pensar en todo lo que me queda todavía por hacer, porque, si no, me estreso muchísimo.
  • Por supuesto, cuidarme bien es muy importante: dormir lo suficiente, comer bien, hacer algo de ejercicio, hacer descansos frecuentes…

 

RESUMIENDO: Sin ninguna duda, lo que más me ayudó de todo y ahora me permite estar serena en mitad de cualquier tempestad es HABER APRENDIDO A PARAR.

Si tú no sabes cómo hacerlo y necesitas que te ayude y te enseñe cómo, te regalo mi mini-curso gratuito «Aprendiendo a parar» en el que te enseñaré cómo puedes empezar a manejar ese estrés que tan agobiada te tiene y que tanto te hace sufrir.

¡Muchas personas ya se han apuntado y están encantadas con los resultados! ¿Te lo vas a perder?

También, puedes escribirme por aquí o contactarme en ana@zonamindful.com ¡Estaré encantada de ayudarte!

********************************************************************************************************************************************

 

Pues hasta aquí, las propuestas anti-estrés de hoy.

Qué, ¿qué te ha parecido? Impresionante, ¿verdad? ¡Cuánto valor junto!

Pues, si te ha gustado, no te olvides de compartirlo en las redes sociales. Así, entre todos, conseguiremos que más personas se sientan tan zen como un lama tibetano en un retiro en mitad del Himalaya 😉

Y, no te olvides que muy pronto volveré a estar contigo con 13 nuevas propuestas de otros 13 expertos en crecimiento personal y emprendimiento. ¡Otros 13 cracks tan extraordinarios como los que te acabo de presentar!

¡Estate muy atenta para que no te lo pierdas!

Y ahora, ¿me vas a contar cuáles de todas las estrategias que te acabamos de contar te han gustado más?

¿Qué haces tú cuando el trabajo te desborda y necesitas gestionar tu estrés?

¡Cuéntamelo en los comentarios, que estaré encantada de conocer tus propuestas y de comentarlas! 🙂

¡Hasta muy pronto!

Un abrazo enorme

Logo-Ana-Costa